Logros

Después de más de 8 meses de búsqueda por la selva del Ecuador, por fin en Febrero de 2011 encontramos el lugar perfecto que buscábamos, sin contaminación, selva primaria y secundaria, ríos vírgenes, cascadas y una magia sublime del  lugar. El día 3 de Marzo de 2011, comenzó la construcción de todo un sueño, El Proyecto Centro Amazanga comenzaría a hacerse realidad.

En el terreno, sólo había una casita nativa kichua de madera de más de 30 años en donde deberíamos vivir sin ventanas, puertas, rodeados de herramientas, animalitos, goteras…sin refrigerador, ya que no teníamos luz ni teléfono,( encontramos señal de móvil a 20 minutos del Centro, en la montaña donde organizamos todo). Todo era básico menos la grandeza de la naturaleza que nos rodeaba, esto nos hizo no poder tener una adecuada alimentación, no había baños, (tuvimos que construir un baño ecológico), estamos ubicados a 2km de la última comunidad por tanto toda la carga de comida y construcción habría que subirla en mula y cruzando por dos ríos…todo una experiencia. 

Se toma un gran valor y como gran regalo cada vez que conseguíamos algo, como agua corriente en la finca, traer el material, los baños, el teléfono, ver construidas las cabañas, convivir con una cultura diferente, ayudar a solucionar problemas y conflictos en la comunidades cercanas, mostrar una mejor calidad de vida a la gente nativa, aprender de ellos, enseñar, ver cada día que sus casas mejoraban, tanto en construcción como en calidad de vida, alimentación, una mejor  educación para los niños, uniformes para la escuela, ayudarles a terminar su casa comunal, donde hoy en día imparten clases de guardería para los más pequeños que antes tenía que caminar 2 kilómetros para llegar a la escuela y muchos descalzos, mejor alimentación y por consiguiente la baja del alcoholismo y el maltrato a la mujer….todo era de una satisfacción profunda.

Contactamos con más de 40 personas haciendo 3 grupos de trabajo divididos en diferentes trabajos. Comenzamos construyendo El Templo, basado en el Templo del Qoricancha y templo lakotas, mezclado con materiales de la selva misma. 

La gente nativa de la zona se despierta a las 3 o 3:30 de la madrugada, tomándose una infusión de guayusa y esperando al amanecer para comenzar la jornada y nosotros con ellos, una experiencia directa con la cultura, la gente de la zona y un gran propósito en medio de la madre selva en pleno esplendor.

A su vez construimos una caseta con los baños ecológicos, otra casa siguiendo en diseño Shuar, donde se encuentra la cocina, el comedor, almacenes de alimentos y una suite.

Por otra parte se fueron construyendo 6 cabañas independientes, todas dirigidas hacia el Este, como lo antiguos Incas, sus suelos estás basados en la flor de la vida y sus techos en diseños nativos, orientadas las ventanas superiores del techo hacia las cuatro direcciones, construidas con materiales nobles y baños privados, nada quedó suelto o al azar, todas ellas unidas por caminos de madera en altura.

Logramos en el sector principal acceder al uso de paneles solares, la bomba de agua es un ariete del siglo XVII que no necesita combustible, la misma presión de agua lo hace funcionar y conseguimos tener agua en todas la instalaciones, haciendo llegar también esa agua a la piscina ecológica que vuelve de nuevo como ciclo natural al río.

A su vez estuvimos creando jardines de plantas medicinales, árboles y flores ornamentales haciendo del lugar “un pedacito de cielo en la tierra”.

Después de 2 años de construcción, hubo que construir una casa nueva basada en un diseño Kichua para desmontar la que había en un principio ya que  estaba muy deteriorada por efecto del tiempo.

Hoy, El Centro Amazanga cumple tres años y hemos podido convivir de una manera directa con las personas de las comunidades cercanas, dándoles un trabajo digno y ayudando con ello a tener un empleo fijo donde no tuvieran que ir a trabajar a las petroleras. Las mujeres se han encargado de recolectar plantas y árboles y ayudarnos a reforestar más de 10.000 árboles anuales. Con un proyecto de hacer una escuela donde la enseñanza se focalizará en  recordarles su cultura y costumbres originarias y a su vez de trabajar en la escuela como centro formativo para adultos.

Y con un sueño a futuro de poder construir una Clínica Holística y lugar específico para los tratamientos naturales con el nombre de Native Spa. También el poder tener acceso a luz en el área de las cabañas con paneles solares independientes. 

Estamos trabajando desde el corazón para hacer posible todos los demás proyectos que nos permitirán hacer del Centro un lugar autosustentable donde podremos seguir ayudando al planeta, la selva,  a la gente nativa, a las personas que quieran reencontrarse con su ser, a la cultura, a los conocimientos antiguos, a la medicina alternativa…

 El Centro Amazanga es un lugar de descanso, conocimiento y sanación perfectos para todo aquel que sienta el llamado de venir a visitarnos.